mark'ennovy - Estudios clínicos

Manejo refractivo mediante lente de contacto Hi-Si personalizada tras queratoprotesis en un ojo afectado de penfigoide cicatricial

4 de Junio de 2013 - Estudios Clínicos

El Penfigoide cicatricial es una rara enfermedad sistémica y autoinmune que produce lesiones recurrentes en la piel y las membranas mucosas conduciendo finalmente a la cicatrización progresiva de los tejidos. Etiológicamente, los anticuerpos del paciente reaccionan contra el tejido conectivo de la conjuntiva de diferentes isotipos (IgM, IgG and IgA), así como contra el sistema complemento (C3) [1]. Aproximadamente un 70% de los pacientes con Penfigoide cutáneo desarrolla afectaciones oculares, siendo mucho más común en mujeres de avanzada edad con manifestaciones clínicas de inflamación conjuntival crónica bilateral. Esta inflamación continuada provoca fibrosis conjuntival que en estadios iniciales causa simbléfaron. En estadios intermedios el simbléfaron va empeorando produciendo entropión. Estos cambios conducen, por último, a la descompensación y opacificación corneal [2]. Las opciones de tratamiento incluyen higiene palpebral y lubricantes oculares en fases tempranas. En fases intermedias es necesario el uso de corticoides e inmunosupresores. En fases más avanzadas es necesaria la cirugía reconstructiva de párpados y fórnices. Por último en fases terminales y ante las pocas posibilidades de éxito del trasplante corneal, el implante de una Queratoprótesis se nos presenta como única opción recomendada [3-6] (Fig. 2). El implante de Queratoprótesis devuelve al paciente la visión pero no compensa el defecto refractivo residual. La adaptación de una lente de contacto hidrofílica puede compensar este defecto refractivo al mismo tiempo que ayuda a proteger los tejidos adyacentes. Muchos de estos pacientes no suelen ser referidos a contactólogos especializados, de manera que al no ser compensado su defecto residual, su visión es mucho peor de lo que podría ser llegando incluso, en muchos casos, a verse imposibilitada la realización de sus tareas diarias habituales. La adaptación de lentes de contacto mejora altamente la calidad de vida de este tipo de pacientes.

Descargar versión en PDF de esta noticia